Cafeinízate

5 formas de tomar café en verano

Adoramos el café en invierno. Esa sensación que nos recorre todo el cuerpo cuando damos el primer sorbo, que nos inunda de calor mientras nos calienta las manos. ¡Eso es amor de verdad! Pero, ¿qué pasa cuando estamos a 35 grados a la sombra? Para los que no concebimos la vida sin cafeína, os presentamos 5 formas de tomar café en verano que se salen del café con hielo. Incluso, tenemos un tip increíble si eres de los que les gusta lo clásico. ¡Sigue leyendo!

Helado de café

¿Por qué no juntar lo mejor del verano con lo mejor del invierno? El helado de café es una solución excepcional para activarnos y estar fresquitos a la vez. Tan sólo tienes que mezclar tu café favorito en una base neutra de helado, y mover hasta obtener una mezcla homogénea. Después, lo metemos en el congelador. Si queremos una textura más cremosa, tendremos que contar con una heladera.

como hacer café helado

Café mocca helado

375ml de café frío, 500 ml de leche, 3 cucharadas de chocolate derretido, 2 cucharadas de azúcar y bastante hielo. Todo esto directo a la licuadora. Sólo tienes que esperar a que alcance el punto de frappé y listo. Como extra, puedes añadirle un poco de nata y sirope. ¡Maravilloso!

 

Licor de café helado con brandy

Para aquellos que trabajan sin fin y que cuando llegan a casa les apetece tomarse un respiro. Únicamente tienes que añadir a la licuadora un poco de hielo, 30ml de Brandy y 30ml de licor de café. Sírvelo en copa de cóctel y espolvorea canela al gusto. Bienvenido al relax ????

Frappé Oreo

Y para los más golosos, no puede faltar como método para beber café en verano el frappé Oreo. Pon en la licuadora 1 taza tibia de café expreso, 100g de azúcar, canela en polvo a gusto y 200ml de leche. Agrega hielo y pícalo todo. Por último, sólo tienes que añadir helado con galletas Oreo o helado de cookies. Imposible resistirse.

 

Café con hielo: El clásico

Y aquí llega el rey de reyes del café en verano. Todas las opciones anteriores están riquísimas, pero es cierto que requieren un poquito de tiempo en cuanto a su preparación. Si eres de los que piensan que los clásicos nunca mueren, tenemos el perfecto café con hielo para ti. Tan sólo tienes que cambiar el agua de los cubitos por… ¡café! ¿Se te había ocurrido? De esta forma tu café estará siempre frío y nunca, NUNCA, se te aguará ????

Ya ves que refrescarse en verano no implica renunciar a tu café de siempre. En cualquier caso, tienes otras formas excepcionales de tomarte algo fresquito, como los smoothies o los frappés. Aquí te dejamos nuestra selección, ¡echa un ojo!